¿Cómo sé que la persona que firmó el documento realmente es quien aparece como tal?

Suele pensarse que para garantizar que un firmante realmente firmó un documento electrónico, debe contarse con evidencias que lo comprueben como videos, fotografías y geolocalización. Si bien esto es cierto en el caso de firma electrónica simple y de firma autógrafa digital, no lo es en firma electrónica avanzada.

Tramitar una e.firma es un proceso riguroso, estructurado y regulado que garantiza que el certificado de firma es entregado a la persona correcta. El trámite debe hacerse presencialmente, de otra forma no habría certeza de la identidad del solicitante. Por ello, la Ley le otorga ventajas que otras firmas no tienen.

Al tramitar la e.firma (FIEL) en las oficinas del SAT, el solicitante firma una carta responsiva que indica su responsabilidad de cuidar el uso de la misma y mantener seguro el archivo .key y su contraseña, pues cualquier acto realizado con ellos es imputable a esa persona como tenedora de la e.firma.

Por sus características técnicas, la legislación vigente otorga a la firma electrónica avanzada presunción de atribución (Código de Comercio, Artículo 90) y garantía de no repudio (Código de Comercio, Artículos 99 y 107; Ley de Firma Electrónica Avanzada, Artículo 8, Fracción V).

Entonces, si una persona usa su FIEL para firmar un documento en Mifiel, hay total certeza jurídica de que esa persona fue quien ejecutó la firma. Esta firma cuenta, como la Ley lo indica, con presunción de atribución y garantía de no repudio.